Posts tagged ‘Rodrigo González’

Los retratistas urbanos mexicanos

No necesariamente se necesita de una cámara fotográfica para retratar un acto, una situación o la idiosincracia de un pueblo para exhibirlo, mostrarlo o darlo a conocer. Afortunádamente, el acto en sí mismo de “retratar” cualquier cosa o situación que involucre un concepto como los anteriormente mencionados, no ocupa necesariamente del hecho de plasmar una imagen. También se puede plasmar ésta última o darle un énfasis mayor, por medio de las palabras escritas.

Las palabras escritas, sí, así como las utilizamos cotidianamente para describir una cosa o cualquier pendejada; de igual manera nos sirven para dañar, comunicarnos y por qué no, para hacer con ellas lo que se nos venga en gana!! Malo o bueno, feo o bonito, verdadero o falso… ¡Qué más da! (Bueno, siempre y cuando no las utilicemos para traicionar el concepto mismo de el uso para el cuál, las inventamos).

En México, y en mi opinión, existen un chingamadral de paisanos que utilizaron las palabras (escritas y habladas) para retratar nuestra cultura, nuestra pendejéz o idiosincracia; y así mismo, para dar a conocer su sentir y lo que pensaban al respecto de este hermoso país que de repente, perdió la cordura… ¿A quién me refiero?, Octavio Paz, ese gran ensayista y poeta mexicano que ganó un Nobel de Literatura y qué, en su gran libro, llamado, El laberinto de la soledad, nos explicó con palabras simples el significado de los conceptos de (hirientes ¿o no?)  “la chingada o chingada”. A Jaime Sabines, ese gran poeta chiapaneco que supo plasmar con su poesía y excelente prosa, todo tipo de situaciones propias (y también universales) del pueblo mexicano…

¿Quién más? Existen un chingo, ¿quién me ayuda a recordarlos según su criterio?

La idea de este post, comienza por otro lado que involuntariamente, me llevó a escribir las lineas arriba interpretadas. La idea original, es la siguiente: Existen y existieron grandes músicos en México, pero (en mi criterio), existen dos a los cuales, he decidido rendirles un tributo: Chava Flores y Rodrigo González.

Quien haya visitado la Ciudad de México, o la conozca, comprenderá perféctamente la letra de las siguientes canciones en los siguientes videos. Uno al más puro estilo de la picardía e idiosincracia alegre que poseemos los mexicanos, y  la otra, de una generación nueva, setentera y más (por decirlo así), poética, desmadrosa y rockanrolera para describir la misma visión de los hechos, la misma visión de un mismo lugar, pero con diferente criterio . Espero que les guste:

Chava Flores:

Rodrigo González:

Chava Flores:

Rodrigo González:

Sí, y así como las medicinas del Dr. Simi, es lo mismo, pero mesmamente diferente, barato, y gratuito por conocerlo en este blog… 🙂

Fuente: http://lainsoportablebloguedaddelser.wordpress.com/

Anuncios

“No tuvo tiempo. La hurbanistoria de Rockdrigo”

Este documental lo vi hace 4 años, en el 2005 cuando se cumplieron 20 años del temblor de 1985 y en donde, al igual que muchas personas, perdiera la vida este artista mexicano creador fundamental para el rock hecho en México. Después de su muerte, se creo el mito que encierra a este suigéneris rockero tamaulipeco que emigrara a la Ciudad de México a finales de los 70’s y se convirtiera en una leyenda al haber creado lo que muchos consideran música eterna, con atractivo universal:

Parte 1:

Rockdrigo nació en la colonia Altavista de la ciudad de Tampico, Tamaulipas, siendo su padre el ingeniero naval Manuel González Sámano y su madre la señora Angelina Guzmán. Estudió en los colegios Federico Froebel y Félix de Jesús Rougier. Durante su infancia y adolescencia Rockdrigo se nutrió de la tradición musical de la huasteca tamaulipeca y del rock en lengua inglesa, por la cercanía con la frontera estadounidense. Luego de escuchar a Bob Dylan aprendió a tocar la armónica[1] y a reafirmar los conocimientos que obtuvo de guitarra con clases privadas. Sus constantes viajes tanto a los Estados Unidos como al Distrito Federal nutrieron sus preferencias artísticas e influencias.

Conocía la obra del antropólogo Sir James George Frazer, del psicólogo suizo Carl Jung y tenía un gran conocimiento de literatura universal, además de una gran afición por ciertas manifestaciones de la cultura popular mexicana (era un comprador frecuente de los cuentos de La Familia Burrón, gustaba de los artistas callejeros y conoció la obra de Chava Flores). Fue además un gran admirador de la obra de Octavio Paz en su juventud. Siempre tuvo una afición por la psicología, la cual estudió por un breve tiempo en la Universidad Veracruzana en Xalapa.

Leer más…