¿Qué hacer si tengo un Toyota?

Toyota está sufriendo la peor crisis de su historia y tendrá que retirar de circulación ocho millones de unidades en el mundo. En México, serán llamadas a revisión 30 mil unidades, pero ¿qué tan grande es el riesgo de que los Toyota en México presenten fallas?

Toyota llamará a revisión 30 mil unidades en México.(AP)

AP

El 21 de enero la armadora de autos japonesa, Toyota, se vio involucrada en la crisis más grande de toda su historia, llamando a revisión a 2.3 millones de vehículos en Estados Unidos por un problema en el mecanismo del pedal del acelerador. Toyota se vio forzado a detener la producción de los ocho modelos involucrados para poder reparar los daños. Días después se anunció que la cantidad de vehículos que serían llamados a revisión era de ocho millones en todo el mundo, incluido México.
Esta crisis no sólo le costará a Toyota dos mil millones de dólares, también le causará una enorme brecha en su reputación ya que antes del problema Toyota era considerada una de las marcas más confiables de todo el mundo y se distinguía por la calidad de sus vehículos. Esta falla se verá reflejada en caídas en sus ventas lo que queda del año, poniendo en aprietos a la firma nipona.
Cuando se anunció la crisis en Estados Unidos, la gente no supo cómo reaccionar ya que el Secretario de Transportes de EU, Ray LaHood, asustó a muchos propietarios de Toyota al declarar que “cualquier persona que tuviera un Toyota afectado por el llamado debería dejar de manejarlo y llevarlo a una concesionaria”. Días después el Secretario se disculpó y corrigió su declaración diciendo que él se refería a que los autos afectados debían ser llevados a revisión lo antes posible.

Para ese momento los comentarios previos ya habían sido difundidos nacionalmente. Los propietarios de Toyota se vieron envueltos en un gran miedo pensando que sus vehículos pudieran perder el control en cualquier momento. Al día siguiente la armadora envió un comunicado aclarando que los usuarios podían continuar manejando sus autos ya que el problema se desarrolla gradualmente a lo largo del tiempo y, en el peor de los casos, la falla se puede controlar pisando el pedal del freno o con tan sólo poner en neutral la caja de velocidades.

“YO SIGO CREYENDO EN LA TOYOTA”