O tal vez también en la imaginación y los sueños guajiros de cualquier gobernante o politiquillo de poca monta: