No sé en qué país se rifaron esta bromita. Lo que si sé, es que me divertí por un buen rato viendo las expresiones de las víctimas: