cena_ratas

Nadamás para que se den una idea del porqué nuestros “H. Legisladores” no quieren soltar prenda en cuanto a disminuirles sus sueldos y gastos que tristemente, nosotros pagamos:

Una buena y una mala.

La buena: a partir del próximo 1 de septiembre, los actuales diputados dejarán de ser los reyes de los excesos. Acabarán todos los privilegios de que han gozado en los últimos tres años.

El asombro por los excesos en el gasto no tiene límite. Informes oficiales de la administración de la Cámara de Diputados obtenidos por emeequis documentan el derroche: $12.72 millones en galletitas, café y leche; $6.8 millones en botellitas de agua purificada; comidas en eventos y vales de alimentos, $126.54 millones; $613 millones en boletos de avión; seguros médicos por $224.5 millones al año; telefonía fija, $190 millones; telefonía celular, $32 millones.

A esos gastos, hay que sumar las prestaciones y privilegios: vales para gasolina, tarjetas IAVE para no pagar en las carreteras de cuota; 45 mil pesos mensuales por asistencia legislativa; 28 mil pesos mensuales más para ayuda ciudadana; pago de llantas o peluquería. Y un largo etcétera.

Y para coronar, la cereza: los diputados no pagan impuestos. Sus ingresos son limpios. La Cámara de Diputados los paga, con recursos públicos. Este rosario de excesos tiene fecha límite: el 31 de agosto.

La mala: ¡ahí viene la 61 Legislatura!

Texto completo

[Fuente: Revista Emeequis]