Para que vean que no todos los emos son “raros” o “feos” como para odiarlos: