Un pequeño corto donde se ve la cruel, cruda y maquiavélica realidad de muchas citas a “ciegas”. Uno nunca sabe que es lo que nos depara el monitor. ¿Les ha pasado?

Cortesía de Miyo