Si eres de las personas que ya no aguantan vivir en México por la triste situación que estamos atravesando actualmente, te tenemos la solución:

recycled-plastic-bottle-island

Desde 1998 Richard Sowa se propuso dar uso a los miles de botellas de plástico vacías que llegaban al mar para permanecer siglos y siglos inalterables. Su visión le llevó a dejar atrás lo que había sido hasta ese momento su vida en su Inglaterra natal, para elegir un rincón de la costa mejicana (sic), al sur de Cancún, y allí comenzar su proyecto.

Empezó cargando redes de pesca con botellas que los comerciantes de la zona le daban, y las que él mismo recogía en la playa. Así pudo establecer una plataforma de 20 metros de largo por 16 de ancho, a la que bautizó como Isla Espiral.

Más tarde plantó manglares para generar una protección natural a su “casa” construída con bambú. Allí tiene un horno solar, un cuarto de baño “ecológico” (?) y 3 áreas de arena (¿ playas ?). Recicla el agua de lluvia y ha logrado cultivar mangos, bananas, espinacas y tomates para su consumo en tan pequeña superficie.

El paso del huracán Emily en el año 2005 le provocó grandes daños, pero rápidamente Mr.Sowa pudo reconstruir su isla debido a que la materia prima (botellas de plástico abandonadas) nunca faltan, lamentablemente.

Ahora está embarcado en construir su segunda isla frente a Isla Mujeres, también en la costa mejicana (sic) de Yucatán. Tan insólita aventura mereció incluso un capítulo en el programa de Ripley’s Believe it or not. Aquí se los dejo (en inglés)

[Fuente: diariodelviajero.com]

Cortesía de Miyo