B0009VRHLA.01._SCLZZZZZZZ_Darwin IV es un planeta ficticio, el lugar principal del libro Expedition de Wayne Barlowe. Darwin IV se ubica en un sistema planetario que contiene dos soles. Sin embargo darwin se caracteriza por su singular biosfera que no es mayormente parecida a la nuestra. El nombre hace a honor al padre de la teoría evolucionista Charles Darwin.

Al igual que la Tierra, Darwin IV es un planeta con atmósfera cuya densidad es un poco mayor que la nuestra, muy rica en oxígeno e hidrogéno, ya que la mayoría de los seres que habitan usan esta fuente para su flotabilidad y modo de combustión.

A diferencia de la Tierra, Darwin IV carece de océanos, debido a la presencia constante de dos radiantes soles. En su lugar, un pequeño mar (no reconocible fuera de vista) es lo único que es notable.

Los hábitats son en su mayoría desérticos, debido a la carencia de grandes recursos de agua, y los únicos sitios con una mayor densisad de árboles se encuentran cerca de las zonas fluviales y valles.

Todas las criaturas utilizan el medio de ecolocación para percibir los alrededores (presentan un aparato a modo de sonar muy muy desarrollado), ya sea por medio de chillidos, bramidos, rugidos, etc. Son pocos los que presentan ojos, ya que los tienen atrofiados o no tienen. La “cabeza” (o céfalo) es de una estructura muy compleja y altamente desarrollada, pues es la zona donde perciben más los estímulos. Estas criaturas también tienen fotofóros, es decir, orgános productores de luz, pero que solo son percibibles en el espectro infrarrojo, pues las criaturas son más sensibles a esta fuente. Lo más notable, es que el campo visual de estas criaturas se compara con la visión térmica, similar a la de las víboras y serpientes de cascabel usando los hoyuelos fotorreceptores. muchos de los seres presentan hermafroditismo.