Esto es lo que sucede cuando hacemos la siguiente operación aritmética:

Imbécil + Arma =

Y que agradezca que no sucedió una desgracia…