Veámos en éste genial video, una animación de la evolución de las especies que ejemplifica el desarrollo de una simple entidad unicelular, hasta la criatura que hoy reconocemos perfectamente: