Tal vez el título de éste post les suene a Nietzche… o a uno de sus libros más famosos y para muchos incomprensible.

La verdad es que; si no tratamos de entender algo o de “encontrar el hilo negro” de lo que nos rodea, puede ser más fácil de digerir aquello que queremos comprender. A fin de cuentas “bueno” y “malo” son solo un par de palabras.

Esto me sucedió cuando vi la película “Encrucijada” y no… no quiero platicarles nada al respecto. Creo que echaría a perder la escencia de la misma si les platicara de qué se trata o más bien, si les explicara el extracto que corresponde a esta cinta y que verán en el siguiente video…

(Es la parte final de la película. Quien desee darle un sentido cualquiera, adelante…) Solo tomen en cuenta que  no existe nada “bueno” ni tampoco “malo”… La verdadera belleza escapa por si misma a todo concepto y más aún cuando se sufre para conseguirla, llegar o acercarse a la misma sin otro motivo que el de experimentarla, sentirla, compartirla o llevarla a cualquier rincón de esos mal llamados “incomprendidos”. O mejor dicho: Más allá del bien y del mal

Procuren verla y espero que les guste el video: