Esto pasa por no ejercitarse más seguido. ¡Hasta las paras pató!