Para los capitalinos, defeños, chilangos o como gusten llamarlos; siempre a sido común y corriente utilizar la siguiente frase para referirse al viacrucis que significa viajar en el Metro de la ciudad y a las horas pico y así hacerle notar a algún fuereño quejumbroso que “…tú que sabes de caricias, si nunca te has subido al Metro…?”

Afortunadamente las medidas de separar en determinados vagones a las mujeres y los niños que se han tomado desde hace algunos años para protegerlos de las aglomeraciones que se suscitan en las horas de mayor tráfico de pasaje, han servido también para disminuir el acoso sexual que sufrían las mujeres por no contar con otro medio para transportarse y así mismo también la legislación de algunas leyes para castigar algunos enfermitos que gustaban de practicar dichos “manoseos”…

Aún así, siempre es bueno que las mujeres se den a respetar haciendo uso de cualquier otro medio:

zeptymuz352

zeptymuz352