image0013Sandra Herold una viuda de Stamford, Connecticut ha tenido como mascota a un chimpancé de 90 kilos por varios años. El chimpancé, de nombre Travis y de 15 años de edad, ha formado una parte muy importante en la vida de Sandra ya que ella lo ha cuidado como a un hijo. Travis era muy conocido en la ciudad de Stamford ya que había aparecido en comerciales de televisión para Coca-Cola y Old Navy. Las personas cercanas a Sandra dicen que por lo general Travis era muy amigable y comentan que Sandra acostumbra compartir copas de vino y cenas a la luz de las velas con el chimpancé, así como dormir en la misma cama y bañarse juntos.

El pasado martes Charla Nash de 55 años amiga de Sandra de mucho tiempo pasó por casa de su amiga como acostumbra comúnmente hacer y traía un muñeco de peluche para Travis a quién conoce desde hace tiempo. Travis ese día se encontraba muy agitado por lo que Sandra le había dado un té con Xanax para tranquilizarlo un poco y el resultado no pudo haber sido más opuesto. Cuando Nash llega a la casa Travis se lanza sobre ella golpeándola de una manera brutal y mordiendo su cara y su cuerpo. Al ver lo que ocurría Sandra tomó una pala y lo golpeó en la cabeza pero al ver que no surtió ningún efecto tomó un cuchillo de la cocina y apuñaló a Travis varias veces sin que éste se inmutara.

image0024

Sandra corrió al teléfono para avisar a la policía lo que estaba ocurriendo. “Dios mío! Se está comiendo su cara!” gritaba. Cuando uno de los primeros oficiales llegaron, creyó que Nash – quién fue atacada por 12 minutos según la policía – era un hombre debido a las heridas en su rostro. “Tenemos que llevarnos a este hombre de aquí. No tiene rostro,” dijo el oficial en la llamada a emergencias.
image0043
Cuando los vehículos de emergencia llegaron Travis huyó hacia el bosque dejando a Nash tirada frente a la casa. Minutos después el chimpancé regresó a atacar a los oficiales; destruyó el espejo de una de las patrullas con un solo golpe de su brazo, abrió la puerta y atacó al oficial en el asiento del piloto. “Está atrapado en el auto,” dijo el Capitán Conklin “Ya no tiene a donde ir”. El oficial sacó su arma y disparó a quemarropa al chimpancé varias veces quién aún tuvo fuerza para escapar y perderse de nuevo en el bosque.

Los oficiales siguieron el rastro de sangre hacia el bosque y de regreso a la casa de Sandra donde Travis yacía muerto en su cama.

image0033

Sandra Herold comenta la posibilidad de que Travis atacó a su amiga ese día ya que “Charla venía con un peinado diferente ese día… creo que Travis no la reconoció”.

Cortesía de Slavco

slavco